Archive for the ‘ Prosa Poética ’ Category

Haces de mi corazón hojas de árbol en otoño, y cruzas con el peso de esos años muertos sobre noviembre, resquebrajándolo todo.

Me robas el recuerdo de la nieve, tiñéndola con la sangre de unas heridas crónicas.

Desgarras mi pecho gritando que te deje salir de él, para huir de mí. Te haces diciembre de niebla, difuso, impalpable, ausente. Te conviertes en aire helado de enero, me soplas y me cortas las caricias que tenía en la piel.

Me lanzas invierno en cada día, hasta romperme.

¿A dónde irán mis fragmentos que has lanzado al viento?

Advertisements

Arrancándote

Me amarraré las manos hasta que olviden escribir tu nombre, ataré mis pies hasta que no recuerden el camino hacia ti. Sujetaré mis dedos con los nudos de las historias que me contaste.

Voy a oprimir mi existencia entre las ausencias que no han dejado espacio para más. Me beberé el mar para no pronunciarte.

Te apagaré de mi mirada, te olvidaré de mis pupilas, te arañaré fuera de mi piel. Desanudaré tus besos de mi lengua.

Me volveré olvido. Borraré junio de mis calendarios y viviré años de 11 meses.

Me vestiré de bruma para que no vuelvas a pensarme y te prohibiré de mis sueños.

Te arrancaré de mí y olvidaré que existió un nosotros.

Hoy te niego la presencia en mí.

Irme

Estoy pensando en irme…

En irme de aquí, irme de ti, irme de mí.

Irme de ti, que nos sucedemos todos los días sin que pase nada.

Irme con este cansancio de tener tu nombre amarrado en los dedos,

y de ver tu sombra como si fuera la mía…

Estoy pensando en irme de tus sueños donde me arrancas las ropas y despiertas vacío de mí.

Pensando en irme y no llevarte en la memoria…

Irme de la vida…

Irme de ese mí sin ti, que es un ensayo sin final…

Irme de ti, que sin mí, no estás completo.

Anciana Infantil

¿Cuántos años crees que soy mayor que tú?

Y te quedas sin respuesta,

porque no sabes si basarte en mi sonrisa de infante

o en las lágrimas milenarias.

¿Cómo se calcula la edad del alma?

Por las cicatrices, por las vivencias, por los recuerdos…

Niña, joven, adulta, anciana…

¿En qué parte del alma basarte?

¿Qué parte del corazón escuchar?

Porque estoy formada de sueños, de vida, de pasado,

de presente y una pizca de futuro.

¿Qué edad crees que tengo?

Te pregunto con una sonrisa coqueta,

con ojos de niña perdida

con una herida de siglos,

con un sueño infantil,

con un orgullo raído.

Nunca Jamás

 
Al país de Nunca Jamás,
dónde los fieros piratas me atacan
me secuestran los sentimientos,
me encierran en tristeza.
El único escape es volar,
polvo de hada y un pensamiento feliz…
 
             ¿Dónde encontrar un pensamiento feliz?
 
Y así pasó la noche…
 
Ahogada en recuerdos, sin encontrarlo.
 
No tengo pensamiento feliz.

Otro de sueños irreverentes

Endulzo mis días con sueños azucarados,
juego con ilusiones a colorear mi futuro;
donde mi principal diversión,
es entretejer historias.

Como si las letras me abrieran camino,
y encontrara en ellas respuestas
a algo tan complicado como vivir.

Soñando que se puede existir en cuentos
o cambiar la vida como el borrador de un poema.

La noche es testigo de mis sueños,
la luna silenciosa ilumina mis escritos desgarrados
por inútiles intentos de inmortalidad.

Me enfrento a realidades que no logran despertarme
de este semisueño en que nací;
de estos absurdos que me hacen creer que sé escribir.

Y sigo soñando en rosa,
embriagada en cuentos maltrechos
esperando por un lector ciego
o un golpe de realidad,
lo que llegue primero,
lo que más pronto, mate este insulso sueño.

Soñando realidad

¿Acaso han sido tus manos trazando el contorno de mi rostro

o la lluvia marcando mi cuerpo bajo tu mirada embelesada?

Sería eso o quizá solo el efecto de una noche sin control.

 

Tal vez las luciérnagas han embriagado la contemplación del espacio

De manera que anonadado acaricias una ilusión.

 

¿Será que has visto lo que tu imaginación ha dictado?

¿O será que existo en verdad?

¿Puedes en tus hombros cargar un sueño tan grande?

El tuyo y el mío. ¿O podemos vivirlo los dos?

¿Podemos derribar la muralla con un susurro?

¿Y viajar a través de un suspiro?

 

Tal vez esa noche de ensueño, ha sido el big bang de un nuevo universo

Creado para ti y para mí.

 

Tal vez existimos, tú en mis brazos, yo en los tuyos.

Unidos con el corazón.