Habló ella…

Quise enfrentar a la vida, hablarle de frente y preguntarle de una vez por todas, ¿por qué eres tan injusta? ¿Por qué? Porque si intento siempre ser congruente con mis pensamientos y mis actos, intento no molestar a los demás, e incluso ayudar, ¿por qué eres así conmigo?
Es tan digna la vida que no se molestó en responder.
Sin embargo, vino a mí quien menos lo esperaba. Vino la muerte a responder.
Me dijo:
“La vida no es justa o injusta, la vida sólo es vida. Hay gente en ella que simplemente es, y no va a ser justa o injusta, simplemente será como es, la vida pasa y las circunstancias también.”
Y así pasa la vida. La única cura a ella es la muerte.

Advertisements
    • Eivan Barrem
    • August 25th, 2015

    No fui cura ni vida, simplemente un caminante despistado, que al pasar no aprecio con claridad las huellas de sus pasos, que mas marcados a lo largo del camino por la carga llevada, hoy quisiera dejar atras la pesades de tu camino y aligerar ese peso.

    Simplemente emparejar mis pies a los tuyos.

  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: