Una vez me inventé un novio…

Una vez me inventé un novio y le di mi corazón para vivir.  Me arranqué parte de los ojos para mostrarle mi mundo. Rasgué mi piel para que pudiera encarnar, le di mi sangre para hacerlo mortal.

Me inventé un novio al que regalarle mis días de comer, que me hizo llorar cada noche para darle de beber.

Una vez me inventé un novio, le pedí días a la vida para dárselos a él e intercambiamos por días de muerte para mí.

Robé una sombra para que tuviera una propia.

Quemé mis sueños para compartir el mismo vacío. Cosí mis oídos para no escuchar que era irreal. Corté mis pies para no irme de él, até mi mente a sus ojos, mis días a su respiración, mis noches a sus vicios.

Una vez me inventé un novio y me hice falacia.

A los novios inventados también les crecen alas. Y se van.

Advertisements
  1. No trackbacks yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: