Archive for May, 2011

Yo de corridito y sin pensarla

Si me pidieran escribir de mí, de corridito y sin pensarlo seguro llenaría varias páginas. Pero de incoherencias e ideas inconexas, seguro todo salpicado de faltas de ortografía y de redacción. Es que a ratos me conozco demasiado bien y a veces solita me lleno de laberintos, y pienso demasiado rápido como para poder plasmarlo todo con un poco de ilación. Y no es que todo lo que piense sea importante; la mayor parte del tiempo pienso en irreal.
En toda descripción que tengo que hacer de mí, la primera palabra que se me cruza por la cabeza siempre es mujer. Y es porque mi condición como tal ha definido muchas de las decisiones de mi vida, buenas y malas; y más que nada los miedos que me vienen por el hecho de ser mujer. La segunda palabra siempre es soñadora, porque es una de mis distinciones, lo sé yo y lo sabe cualquiera que pase un rato conmigo. Podrá notar que mi mirada se extravía por momentos y que divago entre historias, no es necesario pasar mucho tiempo conmigo para poder ver esto. Otra que definitivamente no puede faltar es “escritora”. Aunque siempre me hace titubear ya que mi oficio no es escribir y no estudié para escribir, pero, si día y noche mi mente está llena de letras, historias y personajes; no me queda otra que agregarla a mi biografía, aunque sea prístina escritora, o pseudoescritora; algo que no ofenda a los que escriban de verdad.
En este punto ya no sé que más decir sobre mí. Es que me da miedo quedarme al desnudo. Soy de las que las desilusiones se le pegan en la piel hasta que se hacen costra, pero no me la arranco, nunca me la arranco, la uso de escudo. Y no es que no confíe en la gente, me gustaría dejar de hacerlo, a la larga seguro me ahorraría esa sensación de asfixia que da cuando alguien te rompe el corazón, que por muy familiarizada que estés, nunca deja de doler. Es sólo que me he vuelto más dura, mi decisión de alejarme de la gente cuando me lastiman es tajante. Me cuentan que existe algo que se llama perdón, pero tardaría muchas cuartillas más en explicar porque lo veo tan parecido a mis unicornios.
Mi mayor gusto es escribir, porque, como mencioné al principio, a veces pienso demasiado rápido, fantaseo de más, hago castillos, entonces, me tomo un momento de la velocidad, le robo tiempo a la vida, y me pongo a plasmar los personajes que me revuelven la cabeza. O me hago cuento y me es más fácil narrarme, o te hago cuento y me es más difícil olvidarte. Así funciona esto de las letras. El caso es no dejar de escribir, porque para mí, que tengo 16 años escribiendo sería como arrancarme la existencia y sumirme en el olvido. No se me da eso de que me olviden. En este momento recuerdo la frase “es mejor extinguirse que disolverse”, que maten mi recuerdo está bien, pero que lo confundan entre otros, no. Igual la vida, no soporto estar en la vida con los brazos cruzados. Mi mayor sueño, seguir escribiendo y mi mayor temor dejar de hacerlo. Así de simple. Soy letras. Aunque a veces quisiera ser algo más. Por más cuartillas que escriba sobre mí, no terminaría(n) de conocerme, es que me transformo en cada historia, y, además de escribir, otra cosa que me encanta es aprender. Estoy en constante movimiento, permuto. De lo que no sabía ayer, quizá mañana te pueda enseñar.
Así que esto que les dejo, no es más que la estela de la estrella fugaz de lo que fui hoy, un domingo a las cuatro treinta y cinco de la tarde; y finalizo diciendo que cada que la hora tiene fracción en treinta y cinco recuerdo a Vigalondo y en cuanto termine este escrito comenzaré a cantar “a las siete treinta y cinco de la mañana…”

 

* Edición uno: el titulo debiera ser “de corridito y sin pensar lo que pienso”. También creo que debería hacer una categoría que sea “personalísimo”.

Advertisements

Irme

Estoy pensando en irme…

En irme de aquí, irme de ti, irme de mí.

Irme de ti, que nos sucedemos todos los días sin que pase nada.

Irme con este cansancio de tener tu nombre amarrado en los dedos,

y de ver tu sombra como si fuera la mía…

Estoy pensando en irme de tus sueños donde me arrancas las ropas y despiertas vacío de mí.

Pensando en irme y no llevarte en la memoria…

Irme de la vida…

Irme de ese mí sin ti, que es un ensayo sin final…

Irme de ti, que sin mí, no estás completo.