Archive for September, 2006

Con dedicatoria

La luna ha salido desnuda a jugar, sin más testigos que el cielo pintado en violeta

que se divierte tiñendo mis sueños en colores.

En su espalda dibujo corazones, mientras su acompasado respirar me da una serenidad casi irreal.

Su latido es el mío, lo sé desde la primera vez que estuvimos de esta manera, desnudos,

enredados en piel, deseo y caricias.

Su aroma esta impregnado en mi cabello, en mis piernas, en mis papilas olfativas y gustativas, esta en todo lo que soy.

Mis sueños son ahora compartidos, mi tiempo es de dos, mi respirar se ha vuelto dependiente.

Lo encuentro en mis senos y en mi vientre, en mi ombligo, en mis gotas de sudor que caen sobre su pecho,

en cada suspiro. Su existir domina el mío.

La luna sale y nos encuentra desnudos, en una de esas tantas noches en que la entrega de cuerpos representa el alma que le entregue hace varios ayeres.